Y en la playa…

Un recuerdo no muy lejano, una luna creciente y un alisio que no hizo presencia. Un escenario ideal como dice la otra mitad. Volvamos aquella playa, a esa luna y el sonido del mar. Por un lado, el olor de aquella piel, por otro, el roce de dos caras mirando a no se qué, palabras infinitas y con calidad. Pausas, silencios a penas hubo, fugacidad en el cielo, apoyadas todas las estrellas en el balcón del cielo contemplando con tranquilidad como se daba ese escenario. La playa levantó el telón de aquellos dos protagonistas que se susurraban con el ruido del mar todo aquello que nadie sabe y sabrá: una fórmula aún por patentar. A.M.A.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s